El lado poco glamoroso de los Oscar que las cámaras no quieren que veas

Cargando el player...

Los organizadores se preocupan de ocultar todos los pormenores del evento, pero esto no quiere decir que no ocurran. 

Los Oscar 2017 ya terminaron y pudiste disfrutar de todos los altos y bajos de la ceremonia, en especial del histórico error al premiar a la Mejor Película, donde primero se anunció como ganadora a La La Land para luego corregir y darle la estatuilla a Moonlight. Ya conoces los ganadores y crees que te enteraste de todo, pero no todo lo que ocurre son discursos emotivos, tributos y galardones. Existen algunos acontecimientos secretos que ocurrieron detrás de cámara, que los encargados del show de televisión no quieren que veas.

Es por eso que a continuación te contamos todo lo que no viste en la ceremonia más esperada del año. El detrás de cámara y todo lo que tanto preocupa a las celebridades invitadas y a los anfitriones.

Los asientos vacíos

Parece no tener mucho sentido, porque quién no querría asistir a la ceremonia de los Óscar. Bueno, cuando eres una estrella de cine que asiste cada año, el evento no es tan importante. Cuando algún actor o actriz pierde en alguna categoría, usualmente se retira en medio de la ceremonia, dejando asientos vacíos que se ven muy mal en cámara.

La organización, preocupada de entregar el mejor show posible, se preocupa de rellenar los espacios y contrata cientos de extras vestidos de gala, para que ocupen los puestos que quedan libres. De esta forma nadie nota la ausencia de alguna estrella.

Casi todo es prestado 

Estamos acostumbrados a ver a todas las celebridades luciendo increíbles atuendos de diseñador, joyería de lujo y un calzado envidiable y nos preguntamos ¿cómo lo hacen para conseguir todo eso?. La verdad es que al igual que tú, ellos tampoco son dueños de lo que usan en la alfombra roja.

Los diseñadores prestan sus diseños más exclusivos a los asistentes al evento, para que los luzcan ante los ojos de todo el mundo, sin embargo, estos deben ser devueltos antes de 48 horas después del evento, y las joyas durante la misma noche del evento, sin excepción.

Nadie sabe quién va a ganar

Durante los primeros años de la entrega de los premios, todos sabían lo que iba a ocurrir, ya que el nombre de los ganadores se daba a conocer días antes de la ceremonia, donde se le comunicaba a la prensa antes del inicio de la fiesta el listado de ganadores para que pudieran publicarlo en las noticias del día siguiente. Esto ocurrió hasta 1941, luego de que L.A Times filtrara a los ganadores antes de tiempo. Desde ese momento, se guardaron los resultados hasta la ceremonia. Hoy, la emoción de los actores es real y espontánea, ya que sólo quienes escriben los sobres, junto con la organización, conocen quién se llevara la estatua dorada.

Puntualidad 

En la ceremonia, todo está calculado y se le otorga una hora de llegada a cada asistente con el fin de evitar que personas que no se agradan se crucen en la alfombra roja.  A pesar de los esfuerzos, como todas los mortales, las celebridades también llegan tarde y muchas veces las limusinas han tenido que quedarse afuera dando vueltas en la calle para evitar que algunos actores se vean.

Hay más personas que en el metro de China

En la televisión todo parece fabuloso y organizado, pero lo que no ves es que detrás de cámaras hay asistentes, fotógrafos, camarógrafos, acompañantes y una multitud peor que la que se puede vivir en un estadio,  transformando en el lugar en un espacio imposible de transitar.

No hay tiempo para los discursos

Al ser un programa transmitido por televisión, los tiempos son muy acotados y no hay espacio para discursos de 15 minutos.  Los organizadores sólo dan 45 segundos a los actores para agradecer a sus seres queridos. Es tan importante que los ganadores no se pasen en el tiempo, que los encargados envían un DVD con un reloj, idéntico al que se ve desde el escenario, para que los premiados puedan practicar su discurso sin pasarse del tiempo. Algunos actores han confesado que ensayaron durante días sus agradecimientos para no molestar a la producción.

La estatua

Aunque no lo creas la estatuilla no está inspirada en alguien llamado Óscar ni mucho menos. El galardón no tiene la forma de nadie y sólo es una figura genérica que pesa 3,85kg y mide 34 centímetros.

Los ganadores 

El recibir uno de los premios más importantes de la industria del cine y consagrarte como uno de los mejores del gremio es muy agotador y abrumador. Luego de que los artistas son nombrados como ganadores, inmediatamente bajan del escenario a una sala donde les ofrecen agua y una silla para sentarse y calmarse. Además, permanecen con los ojos cerrados por un rato para poder volver a ver bien luego de haber sido cegados por los flashes.

 
Ahora que conoces los secretos, ¿te sigue pareciendo todo tan glamoroso?
 
Fotos: Shutterstock / Giphy


pixel

TEMAS RELACIONADOS:
+ NOTICIASmás noticias

DÉJANOS TUS COMENTARIOS
NOTAS RECOMENDADAS